Noticias

Curry y Lavine, fin de semana -casi- libre, por Jose Ajero

Nada que no hay manera. El inicio de febrero se convierte en uno de los mejores momentos de la temporada NBA. Se cierra el mercado de traspasos y siempre hay alguien que lo iba a reventar en verano, que ahora busca otras vías de escape en invierno.

Eso, y claro, los debates, corrillos y peleas dialécticas que se generan por el All-Star. Son las mejores. Unos que defienden a su jugador porque sí, otros que aclaran la responsabilidad de los que votan. Y claro, los principales actores que sospechan de todos y cada uno de los movimientos de la NBA, como fuerza controladora de cada movimiento en la vida.

Este año, la cosa no ha sido para tanto. Más o menos, lejos de que no se haya contado mucho o nada con Damian Lillard; se haya dejado fuera a un lesionado de tiempo como Chris Paul… No se ha establecido un debate mayor.

De alguna manera, vemos hasta lógico en un proceso de tiempo que no se haya contado con Joel Embiid y Karl Anthony Towns. Son jóvenes y van a estar en una sarta de Partidos de las Estrellas que nos costará mantener la cuenta.

Pero oye, donde sí me llama la atención lo que está pasando es en los concursos. Partamos del punto del nombre, All-Star Weekend -Fin de semana de la Estrellas-. Muchas veces, el sábado se utiliza para medio premiar a algunos equipos y jugadores para que tengan presencia en la fiesta.

Lo que no acabo de entender es que esta medida que pone en el mapa a CJ McCullom o al mencionado Embiid, descarte estrellas. A nadie puede obligar la liga a participar, está claro. Pero oye, en un simple ejercicio de memoria, si tú piensas en un matador, te viene a la cabeza Zach Lavine. Y si piensas en el triple, Curry.

Correcto, son estereotipos. Lavine para muchos -no para mí- no debió ganar el concurso del año pasado. Se lo debía haber llevado Aaron Gordon. Vale. Pero aún así, aparece como increíble dunker en nuestra mente.

Y con los triples, pues lo mismo. Klay Thompson es el campeón del año pasado y es fácil que repita en éste. Pero no sería lo suyo verle otra vez contra Steph, el tipo que ha hecho del triple un HighLight.

Total, que el fin de semana de las estrellas, no tendrá a las dos caras más reconocibles y en sus concursos más reconocibles. No tiene mucha lógica, más allá de los deseos de los protagonistas. Al final, es su cuerpo el que manda, y si no está el horno para bollos, pues habrá que comer pan.

Y por cierto, ahora que está bien de moda y bien caro el pan de masa madre, ojito al matador hecho de la ‘masa madre’ de matadores de las calles, Derrick Jones. El jugador de los Suns de Phoenix ha jugado diez minutos y medio de basket profesional y solo ha anotado una canasta, una bandeja. Pero pongan su nombre en Google, coloquen el asiento en posición vertical, suban la mesa y abróchense los cinturones… Despega.

¡NBA! Sigue los consejos de nuestro experto NBA, Jose Ajero. Pincha AQUÍ y regístrate YA con el código WANACRACK…¡apuesta a la NBA!

Comentarios
Arriba

Uso de cookies

¡Eh, un momento!. Esto te interesa: en el blog de Wanabet utilizamos cookies para mejorar tu experiencia como usuario. Si sigues navegando, nos das tu consentimiento para aceptar las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Entra en este enlace si quieres más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies