Actualidad

El dominó del Este, por Jose Ajero

La reconstrucción de los Celtics. | FOTO: EFE

Las cuestas y enero. Haberlas ‘haylas’, claro. Pero también hay mil maneras de asumirlas y subirlas. Por ejemplo, los Rockets y los Thunder han perdido peso y lastre en las Navidades. Les ha sentado realmente bien y miren como ganan, ganan y vuelven a ganar.

Por el camino, Westbrook y Harden aturden con sus números. Tienen patas arriba a los cazadores de récords, porque todas las semanas, todas, alguno acechan o revientan.

En el Este, los Cavs han tenido Reyes Magos. Ojo, al Rey LeBron le han venido a ver sus Altezas de Oriente con un regalito en forma de triplista. Kyle Korver, un jugador sin balón, cuya principal virtud es meter puntos de manera automática y contrastada. Casi un lustro metiendo casi la mitad, o sea sé, una barbaridad.

El movimiento es de 10. A los Cavs les ha costado nada. Casi gratis. Futuras rondas que no tendrán recorrido en un equipo de presente, un jugador retirado y otro, inutilizado en cancha como Mike Dunleavy. Es el ansia de un equipo campeón de seguir mejorando.

La bonanza de los Cavs es el retraso del resto. Si la sensación de que Toronto y Boston tienen poco que hacer con Cleveland, imaginen ahora que suponemos a los de LBJ aún mejores. Las dos primeras opciones en la costa atlántica de asalto al cetro se sienten en necesidad de moverse de aquí a finales de febrero. O no, pero aceptando plazos y consecuencias.

Sabemos que los Raptors son equipo presente. Su gerencia deportiva vive el presente, sin olvidar el futuro, pero con ideas lejanas a la reconstrucción. Siempre competitivos. En ellos, están los ojos puestos. Suya fue la Final del año pasado, junto a Cavs, y se quedaron muy cortos. Y ahora, en este estado, salvo catástrofe del Rey y sus compañeros, parece que no llegarían a mucho más.

Ellos deben sacudir el árbol, arriesgar y tratar de mejorar para elaborar respuesta en la cima atlántica.

Los Celtics son los Celtics para todo. Quiero decir, ellos viven un régimen especial de reconstrucción, que por algunas señales, nos hace pensar que no están aún donde quieren. Danny Ainge podría esperar. Sería más lógico competir hasta donde se pueda, y el verano que viene, apostar por algún gran nombre. Lo contrario sería sorpresa.

Los verdes no están diseñados para este año y como tal, es lógico nadar y guardar la ropa, no comprometer nada por un pastel en el cielo, que dicen por allí.

Y así es cómo la cosa se ve. Un pestañeo de Cavs, el hambre de LBJ por ser el más grande, compromete a la Liga de Boston a California. Pero de entrada y hasta que llegue la hora de las series por el campeonato, provocan temblores en sus primeros enemigos, sus vecinos.

¡NBA! Sigue los consejos de nuestro experto NBA, Jose Ajero. Pincha AQUÍ y regístrate YA con el código WANACRACK.

Comentarios
Arriba

Uso de cookies

¡Eh, un momento!. Esto te interesa: en el blog de Wanabet utilizamos cookies para mejorar tu experiencia como usuario. Si sigues navegando, nos das tu consentimiento para aceptar las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Entra en este enlace si quieres más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies