NBA

Ginóbili, el adiós de un mito

Manu Ginobili Retirada Baloncesto NBA
Manu Ginóbili, en una foto de archivo con los San Antonio Spurs. | Foto: EFE

“No me quedé con las ganas de nada, jugué hasta que tuve ganas”. Así se expresó Manu Ginóbili en la carta de despedida que publicó en el diario La Nación, explicando su retirada del baloncesto profesional. A sus 41 años, el mejor jugador de la historia del baloncesto argentino y uno de los mejores extranjeros que han pisado la NBA, ha puesto fin a una carrera de ensueño, convertido en un autentico mito y referente dentro y fuera de las canchas.

Dios albiceleste

Para entender la importancia de Ginóbili para su país, solo hay que ver que está considerado el Maradona del baloncesto. Ni más ni menos. O sea, un Dios. El de la Bahía Blanca fue el líder de la Generación Dorada, y junto a los Scola, Nocioni, Delfino u Oberto, entre otros, conquistó un oro y un bronce olímpico y una plata mundial. En 2004 llevó a Argentina a ganar la medalla de oro de los Juegos Olímpicos de Atenas 2004, una machada sin parangón en la historia de su país y del baloncesto mundial. Para hacernos una idea, desde los Juegos de Barcelona 92, es la única edición que no ha ganado Estados Unidos. Antes, solo la Unión Soviética (en dos ocasiones) y Yugoslavia habían conseguido dejar sin oro a los americanos.

En esa época ya estaba en la NBA, donde ha disputado 16 de sus 23 temporadas como profesional. Antes pasó por Europa, donde también reinó con la mítica Kinder Bolonia. A las órdenes de Messina, consiguió una Euroliga (siendo MVP de la final) y fue elegido mejor jugador de la competitiva liga italiana de entonces en dos ocasiones.

Fidelidad a una ciudad

Su carrera en la NBA se ha desarrollado exclusivamente en los San Antonio Spurs, siempre a las órdenes de Gregg Popovich, su padre deportivo. Con la franquicia tejana consiguió 4 anillos de campeón de la NBA, siendo elegido en dos ocasiones para el All Star Game y ganando el premio de Sexto Hombre.

En los Spurs fue una de las estrellas de un equipo de leyenda que hizo historia en varias ocasiones, y que será recordado por sus diferentes estilos de juego y por su inagotable hambre de ganar. Al lado de Tim Duncan y Tony Parker formó uno de los mejores Big Three de todos los tiempos. Para entender la longevidad de este equipo solo hay que ver la diferencia de años entre sus anillos: 2003 el primero y 2014 el último, con los otros llegando en 2005 y 2007. Siempre con estos tres jugadores como líderes.

A sus 41 años pone fin a una carrera de leyenda, histórica e irrepetible.

Reconstrucción de los Spurs

Con la retirada de Duncan hace un año, la de ahora de Ginóbili y la marcha de Parker a los Hornets, los Spurs ponen fin a la mejor etapa de su historia. Por si esto fuera poco, la reconstrucción no será fácil: Leonard, llamado a ser el heredero -y mejor jugador los últimos cursos-, se marchó traspasado a los Raptors a cambio de DeRozan. En una conferencia tan dura como el Oeste, el futuro de los Spurs parece complicado. Eso sí, mantienen a Popovich en el banquillo, sin duda su mejor baza.

Este cambio de paradigma se puede ver en las cuotas: que ganen su división se paga a @7.50 (por el @1.15 de los Rockets; los Spurs son segundos y terceros los Pelicans a @9.50); la conferencia oeste, a @35, con Warriors (@1.35), Rockets (@6), Lakers (@8) y Thunder (@29) por delante.

Para el anillo, caen en la octava posición, con los equipos anteriores por delante más los Celtics (@6.25), los 76ers (@15) y los Raptors (@18).

 

Comentarios
Arriba

Uso de cookies

¡Eh, un momento!. Esto te interesa: en el blog de Wanabet utilizamos cookies para mejorar tu experiencia como usuario. Si sigues navegando, nos das tu consentimiento para aceptar las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Entra en este enlace si quieres más información.

ACEPTAR